Canibalesca interna en Cambiemos Santiago: Duras críticas del Diputado Jaime Diaz contra Macri y Rached

Nueve meses sirvieron para que el reducido grupo del sector de Cambiemos en Santiago del Estero comience a fracturarse debido a la canibalesca interna que existe entre sus integrantes.

Si hasta hace un par de semanas las diferencias que existían entre algunos de sus integrantes era un secreto a voces, el diputado provincial de la UCR-Cambiemos, Jaime Díaz, pateó el tablero y se despachó con duras críticas hacia la administración de Mauricio Macri y en contra del intendente de Pinto, Emilio Rached.

Durante una reunión que mantuvo en Cámara de Diputados con algunos seguidores del grupo denominado "Boinas blancas", el legislador Díaz criticó a Macri al sostenter que "desde el momento que te dice que va a hacer del país algo maravilloso, y que tendrá pobreza cero, vos te das cuenta que no puede ser así". Se preguntó si quienes siguen a Macri "no sé si son muy ilusos", pero admitió que "forma parte también de la formación política que tenga cada uno, no?".

Seguidamente apuntó sus críticas en contra del intendente de Pinto, Emilio Rached: "Yo nunca lo he visto a Emilio formar chicos, es más, nunca he visto que Emilio se haya formado".

Jaime Díaz recordó que Rached "manda a decir: cómo van a andar con Jaime, pero yo digo cómo van a andar con él (con Rached), al menos yo no soy corrupto, no tengo casos de violación seguidas de muerte, nada de nada, soy una persona ética y transparente, moralmente constituido" aseguró.

La interna existente entre los fragmentos de Cambiemos Santiago del Estero comenzó a salir a la luz hace pocas semanas, producto de las grandes diferencias existentes entre algunos radicales. En la legislatura misma hubo proyectos presentados por los diputados de UCR-Cambiemos en contra de proyectos nacionales que presentó Mauricio Macri, precisamete el referente de Cambiemos.

Las declaraciones de Díaz terminan de fracturar a la pequeña estructura que buscaba algún cobijo debajo del ala radical, sin embargo, los propios intereses de cada uno produjeron la canibalesca interna que existe entre ellos.